lunes, 17 de abril de 2017

Reseña Festival de la Blasfemia - Dross



de Dross





Qué onda gente de este multiverso, hoy reseña de “Festival de la blasfemia” de Dross:

Antes de cualquier cosa, debo aclarar un par de cosillas, que, aunque no son de suma importancia, más vale que las haga antes de que alguien salga ofendido sin alguna razón real para ello. Primero, yo sigo a Dross desde antes de que tuviera esta fama arrolladora, cuando no hacía tops y tenía sus característicos personajes. Lo considero como todo un personaje de YouTube que tiene un carisma especial para ser querido a pesar de que parezca hacer todo lo contrario. Otra cosa, desde que escuché que le gustaba leer y amaba escribir, como yo, siempre quise que publicara algo. Pasaron años hasta que pariera su primer libro, luna de Plutón.

La realidad es que no me llamó o llama la atención este libro, prefiero gastar mi dinero o mi tiempo leyendo alguna otra cosa. Tampoco me llamaba demasiado el festival de la blasfemia, pero una amiga me lo prestó y no pude decir que no a esta oportunidad de leer a Dross, o Ángel David Revilla, a pesar de que escuché muchas más críticas negativas que positivas a este libro.

Bueno, ¿de qué va? 
Melchor es un nigromante, un sujeto ruin y despiadado cuya única meta en la vida es hacer merito ante el demonio Ptelhpte para que éste le regale un castillo en el infierno, lleno de sirvientes y putas, además de otros placeres que en vida jamás nunca tuvo. Para ganar estos puntos debe cometer barbaries propias de su profesión, como engañar a idiotas incautos que se creen malotes para al fin entregar esas vidas al demonio. Melchor siente que no está logrando su objetivo, pero Ptelhpte le dice que aguarde, pronto viajaría al infierno a realizar un trabajo especial. Cuando al fin baja se va de espaldas al darse cuenta que su trabajo es matar al mismo príncipe de las tinieblas.

No podría decir más sin dejar atrás un spoiler. El libro para nada es largo, tiene algo así como 150 páginas incluyendo algunas viñetas que narran la historia. ¿Cuál es mi veredicto? 

Como bien es sabido el libro no es esencialmente de terror, sino de un humor negro al puro estilo de Dross que, lo diré de una vez, no me convenció en lo más mínimo. Si bien al ver a Dross en esos vídeos llenos de humor negro, como en los que aparece el troll, muchas veces termino cagándome de risa, no es lo mismo leer estas guarradas que oírlas con su toque especial, y creo que ese es un gran fallo. En ningún momento me hizo reír ni siquiera un poco, de hecho, muchas pinceladas de humor se me hicieron puestas con calzador y sin sentido, eran pocas las que sí calzaban pero que no causaban un gran efecto. Todas las obscenidades y, vamos, blasfemias del libro parecen pensadas por un adolescente.

En mi más humilde opinión, esta historia hubiera estado mejor sin todo ese humor. Si Dross se hubiera esmerado en crear una historia de terror puro, quizás hubiera conseguido algo bueno porque a decir verdad la trama o la idea esencial no es tan mala, simplemente le hacía falta una buena pulida para conseguir algo que se podía desmenuzar en una buena historia de demonios, infierno y personas crueles sin amor a la vida. 

El libro fácilmente pudo ser narrado como relato de algunas pocas páginas sin problemas. Siento que le sobró mucho, como todas esas viñetas mal dibujadas a mi gusto, y eso que no soy experto en comics ni nada. A la par hicieron falta más detalles y esta historia necesitaba ser más grande, pero en el buen sentido: que la trama se hiciera más poderosa, enrevesada y prolífica, aunque eso no sucede porque obviamente el libro no tiene otro objetivo que entretener y lo logra, eso sí. Lo logra porque es una historia corta y nada difícil de entender. Se podría leer en unas cuantas horas sin más. Te distraería un poco, y, si eres fan de Dross, conocerían un poco de su imaginación, que al fin de cuentas no es tan mala. Cabe mencionar que los escenarios son buenos, así como las criaturas, aunque ya todos conozcamos a la mayoría, de entre las que hay duendes elfos oscuros, homúnculos, golems, y todo eso.

Les recuerdo, si están buscando o esperando una historia de terror en El festival de la blasfemia, no la van a conseguir. Tampoco una obra cargada de humor negro del bueno. Lo que sí tendrán es una narración competente sobre un sujeto que es un hijo de puta, el cual baja al infierno y conoce algunos seres de pesadilla, intenta asesinar al más grande de los demonios y ya, en realidad no hay mucho más. Sin mencionar que el final es bastante simplón.

Algo que me llamó la atención fue que al final del libro viene la fecha del inicio y final de la escritura del libro. Del 13 de noviembre de 2011 a 23 de mayo de 2013. Está bastante claro que en este lapso Dross no enfocó todo su tiempo en escribirlo, ya que un libro así estaría fácilmente terminado en un par de meses. Pero no olvidemos que hay autores como Martin que tardan barbaries en sacar un libro, aunque sí, a diferencia de este son enormes y están escritos de la puta madre, no se comparan ni un poco con el festival de la blasfemia.  


Calificación personal:



0 comentarios:

Publicar un comentario

compartir en facebook compartir en google+ compartir en twitter compartir en pinterest compartir en likedin